Monitorización de consumos energéticos, un ahorro para las empresas

Una de las mayores preocupaciones de toda empresa es cómo hacer frente a los gastos energéticos. Este gasto en energía supone un gasto fijo que el empresario debe tener en cuenta y, la monitorización energética, es una opción muy rentable a tener en cuenta para disminuir estos costes.
El empresario percibe que los costes de energía suponen un coste mensual importante, y es necesario intentar disminuir este coste, sobre todo cuando energías, como la electricidad, no paran de subir y subir su precio.

 

Pero no debemos olvidar otros tipos de energía a parte de la eléctrica, el gas, las energías producidas para el autoconsumo o cogeneración, suponen unos costes a la empresa que pueden desembocar en pérdidas monetarias innecesarias.

 

¿Cómo podemos ahorrar en energía?

 

Un punto clave para el ahorro de energía es la eficiencia energética. Gracias a ésta, cada empresa consumirá la energía necesaria para sus equipos industriales, evitando el consumo innecesario de energía que suponga una mayor pérdida de dinero.

La forma de ahorrar energía puede pasar por seguir una serie de métodos simples, como el uso de luminarias que sean más eficientes, uso de sensores de presencia que se apaguen cuando no hay nadie presente, evitar el uso de calefactores, etc. Sin embargo, aunque algo útiles, estas medidas no son suficientes para evitar la fuga energética en este tipo de instalaciones.

Una solución muy efectiva para reducir este exceso innecesario de gasto energético puede ser la monitorización energética.

 

¿Qué es la monitorización de consumos energéticos?

monitorización consumos energéticos

La monitorización del consumo de energía es una opción muy útil, sobre todo para optimizar la energía y reducir el consumo de instalaciones eléctricas. Esta herramienta llega a suponer un ahorro del 15 % en gastos energéticos y, además, resulta muy amortizable.

¿Para qué nos sirve monitorizar nuestros consumos?

 

Esta monitorización puede darnos muchos datos sobre los consumos parciales de estas cargas, tanto en los horarios de producción, como en los no productivos, aportando una gran cantidad de datos:

  • Comprobar la demanda según la potencia contratada.
  • Ver la carga reactiva de cada instalación.
  • Detectar consumos fuera de los horarios de producción.
  • Hacer una previsión de la factura.
  • Comprobar los costes de energía dentro de los gastos de producción.

 
En resumen, esta herramienta supone controlar los gastos de consumo, reducir la factura de las empresas, todo esto logrando amortizar la inversión realizada en menos de un año. Para realizar esta gestión es necesaria la instalación de este sistema en puntos estratégicos de la empresa.

El objetivo principal de este sistema es el ahorro energético como forma de reducir los costes en producción. No solo resulta necesario para esto, el ahorro energético es de vital importancia para el medio ambiente.
Estos productos son diseñados para reducir las pérdidas en energía, optimizando todos los procesos de la empresa que requieran el uso de algún tipo de energía, ya sea eléctrica, gas, autoconsumo o cogeneración.

Si buscas una forma de ahorrar dinero y, a la vez, reducir el gasto energético de tu empresa, la instalación de uno de estos programas de monitorización energética pueden ser la solución.